La Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial, Sala B, confirmó la multa impuesta por la Superintendencia de Riesgos del Trabajo a Provincia A.R.T. en razón de la demora de 82 días en otorgar asistencia médica a un trabajador.

Así se decidió, el 18 de febrero de 2019, en los autos “SUPERINTENDENCIA DE RIESGOS DEL TRABAJO c/ PROVINCIA ASEGURADORA DE RIESGOS DEL TRABAJO S.A. s/ORGANISMOS EXTERNOS”. VEA O DESCARGUE EL FALLO

Provincia A.R.T. S.A. apeló la resolución de la Superintendencia de Riesgos del Trabajo, que le impuso una multa de 350 MOPRES (Módulos Previsionales, actualmente $ 3.072 por Módulo, según Resolución 2/2019 de la Superintendencia de Riesgos del Trabajo),  por transgredir el artículo 20 inciso 1, apartado a) de la Ley 24.557.

La sanción se aplicó con relación al siniestro acaecido el 26 de mayo de 2017 a un trabajador, porque Provincia A.R.T. S.A. no otorgó de forma oportuna las prestaciones en especie a su cargo. Concretamente, el día 27 de octubre de 2017, el médico tratante indicó la derivación para hacer artroscopia de tobillo, expidiéndose la aseguradora respecto de su realización con fecha 17 de enero de 2018, o sea, habiendo transcurrido ochenta y dos días corridos desde su indicación.

Provincia A.R.T. S.A. se agravia porque, en su criterio: : i) cumplió con sus obligaciones, ii) la norma no fija un plazo determinado y el trabajador no sufrió perjuicio económico alguno, iii) la multa es desproporcionada. En consecuencia solicita la reducción de la multa.

En la Alzada, el Tribunal consideró que “del análisis armónico del sistema de riesgos del trabajo y las normas que lo regulan, surge la necesidad de cumplimiento estricto de las obligaciones surgidas de las reglas dictadas por el organismo de contralor“. (la negrita es nuestra)

En el caso, “no se trata de sancionar incumplimientos “formales”, sino del incumplimiento de obligaciones que afectan -severamente- a los trabajadores; como por ejemplo la demora en la gestión del otorgamiento de la prestación indicada. Sintetizando, aquí se ha expuesto el desinterés en el cumplimiento de las normas de protección de la salud del trabajador.

Una interpretación en otro sentido, resultaría contradictoria con las facultades de control y de corrección que la ley atribuye al organismo superintendencial, que resultarían desvirtuadas si careciera de poder coactivo.” (la negrita es nuestra)

Además, “(e)l retardo señalado produjo por sí sólo un perjuicio al dependiente, toda vez que se vio privado de obtener en debido tiempo la íntegra prestación médica asistencial de acuerdo a su patología, de la que era acreedor desde el momento de su accidente.

La aseguradora no cumplió en forma inmediata con las prestaciones médicas y teniendo en cuenta la situación de desamparo del damnificado, su otorgamiento no fue oportuno, ni inmediato como ordena la ley.

Las actitudes omisivas deben considerarse faltas graves que afectan de modo directo al trabajador, y son además disfuncionales al sistema de riesgos de trabajo y al interés general por el cual los Magistrados deben velar.”

Por lo anterior, se confirmó la multa aplicada en la resolución recurrida.